22 de enero de 2011

A través del espejo

"Algunos les dicen locos a quienes cambian simultaneamente de un estado de razón a comedia común. Para mí sólo tienen amplitud de personalidad" | Anónimo

Anoche soñé que cruzaba el viejo adarve...

Acababa con esta trama que es la norma
y compraba con voluntad mi autonomía.

Decidida a abandonar cualquier costumbre,
dejaba este lugar,
que es eco ajado,
cruzaba al otro lado del espejo
y te encontraba allí,
colgando estas palabras de los árboles.

Creyéndote quizás tan servil como el tirano,
o dispuesto a olvidar por un momento a aquel que dicta.

Y hoy,
ahora,
al despertar de nuevo en esta orilla,
sé, como tú,
que sólo al otro lado del espejo
son prudentes las respuestas desmedidas.

10 comentarios:

Canónigo Alberico dijo...

QUITALE EL FLASH MUJEEE UN BESO

dijo...

Sin flash y en manual está hecha... Por eso sale medio movida. Y es que lo mío no es la fotografía, Canónigo, qué le vamos a hacer. Eso sí, prometo practicar. Un beso ;)

Er Tato dijo...

"...sólo al otro lado del espejo son prudentes las respuestas desmedidas"

Cada vez más a menudo me siento al otro lado del espejo. Debe ser la edad, que nos vuelve adolescentes...

Besos imprudentes

P.S.: Rotunda entrada. Si además nos hubieras guiñado el ojo libre tras el espejo...

Mercedes Pinto dijo...

Cuántas veces hemos querido escapar de la realidad y sus normas, parece ser que cada vez que estábamos cerca de conseguirlo era en sueños.
Muy sugerente este texto.
Saludos.

María Socorro Luis dijo...

Quizás, solo detrás del espejo. se encuentren las respuestas que buscamos.
o quizás la puerta que abra el camino de los sueños...

Muxus

mamen dijo...

Saltar y quedarse allí.
Como Alice.
En Wonderland.

Pedro dijo...

Puritita poesía, guapa.

dijo...

Será eso, querido Tato, la edad. Y si el paso de los años favorece las escapadas al otro lado, que pasen, que pasen los años. Besos y guiños.

Gracias, Mercedes. ¡Y a soñar!

Habrá que cruzar el espejo para encontrar respuestas y abrir el camino, Soco. Un beso.

Ahí está, la feliz Alicia a través del espejo y el país de las maravillas que allí encontró.

¡Gracias, gracias!

Carlos dijo...

El sentido del tiempo sorprendido al otro lado del espejo y liberado en tus palabras.
Fotografiaste no solo naturalidad, sino libertad.

Me alegro mucho de tu retorno a esta ventana, un beso

dijo...

Carlos, un placer para mí encontrarte también al otro lado de mi ventana, o del espejo. Besos libres ;)