15 de julio de 2009

Talento

"Puedo contar historias de lujo, cocaína y billetes de los grandes,
pero también de fantasmas que no me dejan dormir"


Creció entre prostitutas, asesinos a sueldo y narcos que trafican con joyas, crack, alcohol y tabaco. La primera vez que vio al padrino, él puso frente a ella una botella de champán, dos copas y una caja metálica con un cortaplumas. Supongo que intuía que la chica tenía talento, y fue entonces cuando conoció las bondades del dinero, que la atraparon para siempre. Con el tiempo, aprendió a refugiarse en las mansiones en las que Bach suena de fondo y a abrir las carteras de los gordos adinerados. Los tíos listos siempre le dejaron a ella la venta de las cosas importantes.

Nadie de los de arriba se quejó nunca.

Adora los diamantes, miente como nadie y le gusta jugar a lo que sea. Seduce a los imbéciles perfumados y les hace creer que son importantes. Finge que hay pasión, bebe, esnifa y se esfuma cuando no hay dinero. Emigra cuando no hay futuro y es incapaz de amar. La última vez que la vi me dijo que discutía mucho con Dios, así que decidió acabar con él y deshacerse del cadáver. Desde entonces habla con libertad de sus historias de lujo, cocaína y billetes de los grandes, pero hay fantasmas que no la dejan dormir.

18 comentarios:

mamen dijo...

Nunca dejará de sorprenderme esa facilidad tuya para condensar en sólo veinte líneas una historia que podría rellenar páginas y páginas. Genial como siempre.
Muchos besos Té.

El callejón de los negros dijo...

La esencia del microrelato. El verano te está sentando divinamente lo intuyo.

Decía Hemingway algo como que 'en un cuento hay que poner una octava parte de la historia, el resto lo pone el lector'. Le llamaba la técnica del iceberg.

saludos
Antonio

Juanma dijo...

Espera un momentito, Té, que me voy a quitar el sombrero y ponerme de rodillas antes de entrar...

Ya...

Qué envidia cochina me da este relato. Envidio esta forma sublime de escribir, este trato impagable con la imagen, esta falta de prejuicios, la libertad en cada frase. No sé, no sé...a lo mejor lo continúo, ¿puedo?

Leerte es maravilloso, ¿tanto como conocerte?. Qué manía esa de comparar: si va todo en uno. Conocerte es leerte. Y viceversa.

Un par de besos para mi chica favorita.

Josep Julián dijo...

Escribes muy pero que muy bien. Y como llevo un minuto pensando qué poner a continuación, lo dejo porque ya está todo dicho.

marimonti dijo...

No puedo decir otra cosa que maravilloso, Té.
Chica, tú vales mucho.
Besos Marimonti

James Albert Hook dijo...

Increible, abres una nueva ventana para hablar de indiscreciones en tu último relato, y te superas. Que Talento!!

mariapahn dijo...

¿Y qué merece más la pena?

Supongo que son casi todas las vidas de cada uno de nosotros las que se reflejan en este relato de diamantes y pérdida de fe. ¿A consta de qué estamos dispuestos a conseguir las cosas?

Yo me quedo sin los diamantes pero con la lealtad, nunca me gustaron los objetos que brillan, prefiero un café y un cigarro (si, ya lo sé, que el tabaco mata; pero los billetes grandes casi siempre: también)

Besos lindura!!!

Drolko Niagara dijo...

Bueno, como veo que ya has recibidos suficientes elogios por el "relatillo" permiteme poner la nota crítica: sobresaliente.

América dijo...

Excelente,sumar algo mas es difícil,sin duda un personaje que al final esta presa como nunca,cuando lo descubra quizás no encuentre la salida.....

Carlos dijo...

Bienvenida Té!

El talento al servicio de la narración.Transcurre lentamente la velocidad por ella, sin detenerse, dinámica, poderosa, ambiciosa, superviviente.
El microrrelato sobrevive a todo.

Genial Té, un abrazo

María Socorro Luis dijo...

Siempre un lujo pasar por aquí,Te.
Me ilusiona leer tus hermosos textos.
Un beso grande.

Soco

SUSANA dijo...

Bravo Té!!!!

Sin preámbulos, me encantó leerte y vaya que tenés talento, mujer!
Llegué de la mano de Juanma, ese queridazo Amigo que bien conoce mis gustos. Y no se equivocó, aquí estoy disfrutando tus letras.

Tras el bonito nickname, había una chica poderosa, qué agradable encuentro!

Te sigo Té, claro que sí!

Un besote desde Argentina!

Moe de Triana dijo...

No sabía yo que conocieras a mi hermana tanto como pa describirla tan bien miarma...

Enorme como siempre.

Un saludasso!

Aïcha dijo...

Guau fabuloso. Me encanta la retórica de las últimas frases, me recuerda a una frase de Nietzsche "dios ha muerto", sin duda ahora sabemos quien lo mató ^^

Tan genial como siempre Té

Parsimonia dijo...

Una magnífica descripción que me ha dejado impactada.
Me gusta tu estilo de escritura. Es un placer leerte.
Eso de que "esnifa" y "se esfuma" es un curioso juego fónico.
Besos.

Gabiprog dijo...

Llegué por aquí, en un brinco, no había actualización en el Reader pero el rincón es acogedor.

Un abrazo.

el aguaó dijo...

Probablemente no me equivoco al afirmar que es uno de los mejores textos que te he leído. Uno de los más completos.

Me gusta por tu forma de escribir.
Me gusta por el mensaje traslúcido.
Me gusta por el sabor concentrado.
Me gusta por sus frases:
- Adora los diamantes, miente como nadie y le gusta jugar a lo que sea
- Emigra cuando no hay futuro y es incapaz de amar
- La última vez que la vi me dijo que discutía mucho con Dios, así que decidió acabar con él y deshacerse del cadáver.

La absenta llama la atención por su sabor fuerte y los efectos que tiene en la percepción de los sentidos. En tu texto ocurre lo mismo. Ten cuidado... esta cualidad es altamente genial.

Besos varios.

Casandra dijo...

Me han encantado algunos relatos de tu blog, como éste!! O.O Volveré a visitarte!! ;)

Un abrazo!!